top of page
  • descubris

Bodega y Viñas Constanza: Un Sueño Familiar Hecho Realidad en Centenario.

En el año 2006, la familia Platun tomó una decisión valiente y determinante ante una crisis que afectó profundamente a las chacras frutales del valle: dar un giro hacia la producción de vino. Este proyecto, que se ha convertido en una realidad exitosa, lleva por nombre Viñas Constanza, en honor a la mas pequeña de la familia. Este proyecto es llevado adelante desde sus comienzos por Fabian y Hebe, juntos con sus tres hijas, quienes, mientras fueron creciendo, aportaron al negocio familiar con diversas tareas.


En esta oportunidad Fabián y Constanza, comparten con entusiasmo los orígenes y el crecimiento de esta apasionante empresa familiar.



Enfrentando las adversidades económicas que impactaron a la región, Fabián Platun se formó como enólogo vitivinícola, asumiendo el rol clave en esta nueva etapa. Comenzaron recolectando varietales como Merlot, Cabernet y Chardonnay. Para el año 2009, sumó el Refosco, varietal italiano, originario de la zona este de Venecia, que se caracteriza por su color violeta intenso y su distintivo sabor y aroma a frutos silvestres. Fabián resalta cómo las condiciones climáticas de la ubicación del viñedo influyen en su perfil, resaltando los ácidos sabores y dotándolo de un carácter único.



La chacra, con una extensión de una hectárea de viñedo, alberga la casa familiar y la sala de degustación. En ella, los visitantes pueden apreciar la pasión que esta familia vuelca en su trabajo.


La bodega produce dos líneas de vinos: una que pasa de 3 a 6 meses en botella y otra que completa su ciclo de crianza durante un año en barricas de roble francés. Actualmente, se enfocan en tres varietales: Malbec, Cabernet y Refosco, presentes en ambas líneas.


Si bien las visitas guiadas no están disponibles actualmente, la sala de degustación sigue siendo un punto focal. Los fines de semana, se ofrece la oportunidad de probar los varietales en producción y de conversar con el enólogo a cargo.


En 2011, la bodega compitió internacionalmente como PYME en el concurso "Vinandino" el cual ocurre anualmente en la ciudad de Mendoza, presentando un Merlot que les valió la medalla de plata y una mención especial en la ciudad del vino.

Constanza, la hija menor de la familia, comparte con orgullo la tradición de amor por las uvas que se ha transmitido de generación en generación. La bodega lleva su nombre como símbolo de constancia en los nuevos comienzos.


"Mi favorito es el Refosco, es nuestro caballito de batalla" nos comentó Constanza. "Recomiendo venir a la chacra a fines de septiembre, principios de octubre, ya que los colores están a flor de piel y es donde mas bella se ve la chacra" agregó.


En época de cosecha, toda la familia se reúne para trabajar en conjunto, y cada miembro también contribuye a la venta del producto final.


La historia de Bodega y Viñas Constanza es un ejemplo inspirador de cómo una familia puede transformar desafíos en oportunidades, a través de la pasión, dedicación y amor por la tierra y el vino.


Instagram: bodegaconstanza

Redacción: Abril Casanova

78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page