• descubritudestino

Chocolates del alma, emprendimiento con un noble propósito

Una situación delicada en su vida, hizo que Vanesa Speranza tomara fuerza a través de la creación de chocolates y bombones.

Cuando se trata de seguir el llamado de la vocación, hay personas que necesitan cortar con el pasado, dar un giro de timón y animarse a hacer algo completamente diferente. Transformar el rumbo de sus vidas. Particularmente en el caso de Vanesa, todo el amor recibido por parte de la gente que la rodeaba y acompañaba a ella y su hijo en una difícil situación la llevó a crear, de a poco su emprendimiento, “Chocolates del Alma”.

“Chocolates del alma surge en enero de 2018 a raíz de que mi hijo estaba en coma. Yo soy la mamá de Lautaro Bettini Speranza, el chico que sufrió el coma por el piedrazo en la cabeza. Los domingos cuando no podía verlo, no podía ingresar a terapia intensiva por la rotación de enfermeros, entonces yo quise agradecerles a ellos por la atención porque realmente la dedicación y la atención de los enfermeros y doctores fue siempre magnífica. Entonces los domingos iba y hacía el chocolate brindando el mismo amor que recibía de los médicos. Poniendo al servicio chocolates y llevando el chocolate a los enfermeros a los médicos, como agradecimiento. Y en una meditación yo recibo claramente que tenía que hacer “Chocolates del Alma”, porque yo estaba haciendo ese chocolate desde el alma, con amor”, Comentó Vanesa.

De este modo Vanesa comenzó de a poco con la producción de chocolates, como agradecimiento por todo el amor que ella y su hijo Lauty recibían. En cada producción, ella ponía todo el amor pensando en el despertar de su hijo. Por eso el emprendimiento se llama “Chocolates del Alma, el despertar de un Sueño”. El chocolate, para Vanesa representaba una conexión entre ella y su hijo, un producto en el cual ella ponía todo su amor y fuerza para que lo imposible, según los médicos, pasara. Para que el milagro sucediera. Cabe destacar que, desde los comienzos, Vanesa siempre se focalizó en lo artesanal, todo hecho a mano.


“Es un microemprendimiento totalmente artesanal, no lleva en ningún momento nada industrial no tenemos templadora, ningún tipo de máquina, solamente una olla que calienta la cobertura a baño maría y un tenedor con eso hacemos los baños, las bandejas, y nace a partir de eso, por esto se llama “Chocolates del Alma el despertar de un sueño”, mientras yo pedía que mi hijo despierte, hacía el chocolate para ir a verlo”, destacó Vanesa.

La personalización es otra de sus obsesiones. Que cada producto sea una sorpresa para el paladar y el placer sensorial de quien lo recibe. La creatividad y el amor es la clave del emprendimiento. La fuerza y las convicciones también son ingredientes esenciales, un engranaje de personas que hicieron posible que hoy Vanesa triunfe con sus chocolates en el Valle, pudiendo abrir su tienda online y vendiendo en algunas heladerías de la zona. Además, algo que remarcó la emprendedora es que el chocolate está muy ligado a las emociones de la persona que los produce y por supuesto, luego a la persona que los degusta.


“El ingrediente perfecto es el amor, porque la conexión con el chocolate es personal. Yo se de acuerdo al día y al estado emocional, si no tenés un buen día o estás triste, el chocolate no se sale, te queda el producto manchado. La creatividad también es importantísima, porque yo tengo muchas creaciones propias, por ejemplo, dije hagamos este bombón, y armamos los de canela, o los de jengibre que son creaciones propias. Y por supuesto el amor, en ese momento nos rodeaba mucho amor, nos rodea mucho amor”, resaltó Vanesa.

Dato Descubrí: el amor que pone Vanesa en cada producción hace que cada vez haya más variedades de chocolates. Si bien es un proceso de elaboración que a veces conlleva 12 horas de producción, el amor hace a las creaciones únicas. Variedades para todos los gustos, desde tabletas hasta bombones, blancos, negros y en rama.


Entre las variedades de bombones se destacan el tradicional marróc, de menta, de banana, de cerezas, y por supuesto los infaltables frutos rojos tan típicos de la zona, frambuesa y cerezas, entre otros. La perdición de los/as peques, los rellenos de dulce de leche y los conitos. Las tabletas también vienen con distintos sabores además del chocolate, que puede ser blanco, con leche o amargo. Entre los sabores se destacan el de nuez, avellana, oreo, cereales, higos al coñac, pasas al rum, entre otros.


“Estamos constantemente produciendo el chocolate, lo hacemos de manera fresca no es que quede ahí en la vitrina, o que estancado en cajas. No, porque yo todos los días los fabrico, entonces siempre está en excelentes condiciones. Son presentaciones de un producto que está fresco por eso y nos caracteriza además usamos una cobertura que es muy buena entonces creo que el secreto está en el ingrediente perfecto que es el amor y la calidad de la materia prima”, agregó Vanesa.


Recomendamos que puedan visitar su página web: chocolatesdelalma.com

Facebook: chocolatesdelalmaarg - Instagram: chocolatesdelalmaarg

Redacción: Andrea Vauthay - Diego Nordenstrom

167 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo