top of page
  • Foto del escritorAx3l Brandi

Claudio Abraham: La importancia de la calidez de la comida casera y la carne al fuego

A la Patagonia le sobra cultura gastronómica, desde los recursos, frutos e ingredientes que es capaz de brindar su tierra, hasta las técnicas que datan de la época de las comunidades originarias, esto y más dejan lugar a infinitas posibilidades de sabores, colores, texturas y aromas. Pero para poder aprovechar al máximo lo que nos regala esta región, hay que ser un verdadero chef, y la Patagonia tiene varios que saben cómo representarla. Y qué mejor forma de devolverles un poco de lo que hacen, que contando su historia. Con Descubrí tu Destino, cada semana te vamos a traer un artículo para que conozcas la vida, la trayectoria y lo más destacado sobre cada uno de los grandes chefs que esconde La Patagonia, y tal vez un poco más allá.

Muchos de estos expertos y verdaderos representantes de la gastronomía de la región, son llamados Embajadores de la Gastronomía Neuquina. Uno de ellos, es Claudio Abraham, un reversionador de la cocina tradicional, oriundo de la localidad de Zapala y parte de la organización del reconocido evento gastronómico de Junín de los Andes, Casteando Sabores, el cual se llevará a cabo este próximo fin de semana del 26 al 28 de mayo. Pero esto es solo un resumen, tiene mucho para contar sobre su historia como cocinero y amante de la tierra patagónica.


Cuando terminó la secundaria, decidió ir a probar suerte a Buenos Aires, específicamente a los 19 años. Con la incertidumbre de qué camino tomar en su vida, lo primero que hizo fue buscar trabajo, consiguió lugar en un supermercado, pero quería aprovechar el tiempo libre que le quedaba por la tarde. “Busque algo corto, que me gustara, en el diario había muchos anuncios de talleres de cocina y justo me comentan que el Gato Dumas abrió un colegio de cocina. En mi casa siempre se cocinaba casero, mi mamá, mi abuela, mi papá, mi hermano, mis tíos, todos en mi casa cocinaban, así que me crié en eso. Así que dije voy a probar, cada vez me fue gustando más, fue un honor ver al Gato Dumas ahí y logramos ser su primera promoción”, contó el chef.

Ni bien terminó sus estudios culinarios, comenzó a tener algunas experiencias en algunos restaurantes de Buenos Aires, pero él siempre tuvo la idea de volver a la Patagonia, ya que un amigo de Junín de los Andes le dijo que cuando terminara su carrera, le iba a buscar algún lugar para poder empezar a trabajar. Llegó a Junín y comenzó a ocupar el lugar de cocinero en un lodge de pesca, experiencia que mantendrá durante 21 años, específicamente en el Patagonia River Ranch.


Ese fue el lugar donde más experiencia ganó, afianzándose en el mundo de las carnes asadas, principalmente las patagónicas como las de trucha, ciervo y jabalí, mientras disfrutaba de algo que lo apasiona además de la cocina, el aire libre. Sin embargo, en la pandemia surgió un proyecto propio, El Comedor 3120.

“El lodge donde venía trabajando cerro por un año y medio debido a la pandemia, no sabíamos si íbamos a seguir así que con mi familia decidimos armar algo atrás de mi casa. Queríamos ofrecer algo distinto, se hace una reserva previa con un mínimo de seis personas, se come al aire libre, tengo varios fogones, horno de barro, cocina a leña. La idea es que las personas vean como cocino, que la comida les llegue caliente, que todo sea absolutamente casero y las verduras las voy a buscar a una huerta cerca. Además no hay carta, el menú se arregla con la persona, me dicen que quieren comer y yo les armo una entrada, plato principal y postre, una experiencia distinta. La gente compra su tarjeta y tiene la oportunidad de compartir con otros, interactuar, charlar y conocerse en una misma mesa”, agregó Claudio.


Define su estilo gastronómico como algo muy de casa, hacer todo casero y al mismo tiempo darle valor a lo que la tierra puede brindar siempre que se pueda. Otro punto importante es la utilización del fuego y la experiencia de cocinar al aire libre, así como asar todo tipo de carnes, chivos, corderos, costillares. Ese es el objetivo, cocinar como se cocinaba antes en la casa. Pero tampoco se olvida su descendencia arabe, por lo que opciones de platos de esta cultura gastronómica siempre van a estar disponibles.

A partir de este estilo tan dejado de lado, la pasión por preparar algo con sus propias manos y con ingredientes que él mismo consigue, produce o recolecta, llevar la calidez de la comida familiar y los paisajes de una localidad como Junín de los Andes a todo aquel que llega a su comedor, venga de donde venga, es como consiguió la distinción de Embajador de la Gastronomía Neuquina.


Si queres conocerlo o probar sus deliciosos y genuinos platos, visita el Instagram de El Comedor 3120, para poder vivir una verdadera experiencia cálida y gastronómica.


Intagram: elcomedor3120


Redacción: Axel Brandi

220 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page