top of page
  • Foto del escritordescubritudestino

Conocé el Vía Christi: el parque escultórico neuquino que refleja la interculturalidad

Alejandro Santana es el autor de la obra emplazada en Junín de los Andes. Un parque escultórico que comenzó a construirse en el año 2000 y que continúa en desarrollo. En sus 2.5km de extensión se encuentran las estaciones, con trabajos creados para respetar la identidad de cada uno y buscar los espacios en común.

Neuquén deslumbra por sus paisajes y destinos turísticos. Los ríos, arroyos y lagos de deshielo, los senderos en las montañas y los imponentes volcanes se erigen como monumentos naturales que explotan todos los sentidos. Sin embargo, hay otro tipo de atractivos que, lejos de ser naturales, fueron construidas por el ser humano, como sus pueblos, sus culturas y tradiciones. El Vía Christi tal vez pueda colocarse en el centro de ambas categorías: en la primera, pues fue creado por un hombre para mostrar las formas de observar la vida en sus diferencias y, también (sobre todo), en sus uniones; en la segunda, porque lo hace en juego con el espacio natural donde se ubica.


Junín de los Andes es un lugar donde la mayor cantidad de la población tiene sangre mapuche y también es cristiana, de manera que fue reflejar lo que sucedía. La humanidad es mestiza. Intentamos ver que más allá de respetar la identidad de cada uno, era buscar los espacios en común, porque esos son los espacios que nos unen”, sostiene Alejandro Santana, el escultor y arquitecto creador del parque temático que propone revisar y repensar el pasado, la historia y las tradiciones desde una mirada intercultural.

El espacio, que comienza al pie del cerro De La Cruz y finaliza en su cumbre, cuenta con 23 estaciones llamadas “solados”: son plazas de 12 metros de diámetro colocadas sobre una plataforma que busca representar el sol, sobre la que se observa la cruz americana, y que cuenta con intervenciones manuales de imágenes precolombinas. Allí, se emplazan las esculturas que representan escenas del evangelio, de la cultura mapuche y de la historia del país.


Una de las construcciones más imponentes en el parque es Cristo Luz, un anfiteatro cubierto por hierro y vidrio laminado que nace del interior de la montaña. Al preguntarle el por qué de esa obra particular, Alejandro comenta que el padre Milanesio, un hombre laburador, muy audaz, atrevido, amigo y defensor de las comunidades mapuches hizo una profecía: “Él decía que Junín de los Andes iba a ser como un faro cuya luz evangélica iluminaría centenares de miles alrededor. En función de ese faro es que nosotros intentamos hacer un lugar de luz. La idea del Cristo (Luz) que atraviesa la tierra, la montaña, es poner en manifiesto cómo Dios está en todos lados, en la naturaleza, la vida, la existencia. Y es un anfiteatro porque soy arquitecto, y siempre me gustó hacer esculturas que puedan ser habitables”.

En la 27° edición de la Feria Internacional de Turismo, celebrada a comienzos de mes en el predio ferial La Rural, Alejandro presentó una vez más el proyecto, para acercarlo a más personas que, tal vez, aún no lo conozcan. La primera vez que lo llevó fue entre 2001 y 2002, cuando recién comenzaba. Hoy, el parque temático ya se erige como un verdadero atractivos turístico formando parte de la Ruta neuquina de la Fe. En cuanto a al turismo religioso, este lugar es uno de los más buscados tanto por fieles de diferentes religiones como por vecinos y vecinas de la localidad, pues es un espacio para observar bellas obras, y a la vez reflexionar sobre los puntos en común que hermanan e integran al pueblo argentino.


Para conocer más acerca de las visitas que ofrece este lugar, puede contactarse con las oficinas de turismo de Junín de los Andes o del Via Christi: viachristi_oficial


Redacción: Agustina López


202 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page