top of page
  • Foto del escritorAgustina López

Denisse Pacheco y la gastronomía: “Lo importante es hacer que el comensal disfrute”

Amante de la cocina de vanguardia, que permite innovar y crear platos novedosos, y de la alta gastronomía, el objetivo de esta chef es conjugar lo tradicional con lo nuevo y hacerlo accesible a todos los públicos. Conversamos con ella sobre su actualidad profesional y cómo ve el panorama laboral, y esto contó a Descubrí Tu Destino.

A Denisse Pacheco le gusta estar en movimiento. Se formó en la Escuela de Cocineros Patagónicos, aunque conoció el amor por la gastronomía desde chica. De familia laburante, a los 12 años ya se encargaba de la comida del hogar mientras su papá -empleado rural- y su mamá -ayudante terapéutica- trabajaban.


Participó de festivales como la Feria Gastronómica Semilla, la Feria Internacional de Destinos Inteligentes y el Encuentro Internacional de Gastronomía, Producción, Educación, Comunicación y Turismo (Enbhiga). También fue jueza en certámenes como la Fiesta Provincial del Chorizo Casero y el Campeonato de la Empanada.

Dio sus primeros pasos en la profesión a los 16 años, en una fábrica de empanadas. Ya a los 21 abrió su propia pizzería, y pudo bancarse los estudios de su propio bolsillo. Hizo temporadas en ciudades como Las Grutas, Villa Gesell y Mar de Ajó, y laburó en restaurantes y empresas en Villa Regina y alrededores. Con el tiempo y experiencia, pudo tener su propia casa de comidas gourmet, un parador en la costa del río y un servicio de catering, a la par que continuó la diagramación de proyectos futuros como un nuevo restaurante.


Las veces que hablamos, nos contaste sobre los proyectos en ejecución y en planificación que tenías. Si hay algo que te caracteriza es el constante movimiento dentro de la profesión.

Denisse Pacheco: Siempre me he caracterizado por abordar la gastronomía desde el cambio y la innovación no sólo en lo referente a la comida en sí misma, sino por sobre todo en la propuesta que se le hace al público. Hoy siento que la gente necesita comer rico y sano en el día a día. Cada vez tenemos menos tiempo para parar a comer al mediodía, para preparar un buen almuerzo. Por eso sentí que esa era la veta donde tenía que hacer mi propuesta. Entendí que podía darle una nueva impronta a la cocina casera, adaptarla a un público que quiere comer liviano sin resignar el paladar. Por eso enfoqué todas mis energías en Oliva Casa de Comidas, donde plasmé mis conocimientos y mi técnica profesional para llevar la buena gastronomía a la mesa cotidiana.

¿Cómo considerás que lo vivido en la gastronomía familiar se refleja en tu labor profesional? 

D.P.: Casualmente, la propuesta de Oliva Casa de Comidas es recuperar la gastronomía familiar, tratar de resolver ese problema que todos tenemos que es la falta de tiempo que muchas veces nos obliga a improvisar el almuerzo o a resignarnos a comidas poco convenientes. Mi visión fue la de una cocinera de familia, la de una mujer que quiere alimentar a su familia, como me tocó hacerlo cuando era chica y mis padres tenían que trabajar.


¿Qué fue lo que te hizo decir “esta es la profesión que amo”?

D.P.: No sé si hubo un momento específico. Lo que sí sé es que todos los días hay por lo menos una vez en la que siento que amo lo que hago. Cuando veo a mis hijos sentir felicidad en mi mesa, cuando me llegan los mensajes de gusto y satisfacción de mis clientes, cuando veo que mi comida sale bien lograda, todo eso me hace click y pienso ‘guau, esto es maravilloso’.

¿Cómo ves el acceso a la profesión para las y los jóvenes hoy en día?

D.P.: Actualmente, los jóvenes tienen muchísimos desafíos para insertarse en la profesión. Parece un lugar común decir que tienen que hacer lo que sueñan, seguir sus instintos. Pero es así. Yo veo que muchos sienten que la gastronomía es llegar a trabajar en un restaurant lujoso de Europa y si no lo lográs, sos un fracaso. Pero no todos los jóvenes gastronómicos tienen que soñar eso necesariamente. Hay quien sueña con hacer la mejor pizza del mundo, o la mejor hamburguesa, y eso también es buena gastronomía. Uno puede ser un gran cocinero de muchas maneras, porque lo importante es hacer que el comensal disfrute. Vos podés disfrutar una cena en El Bulli una vez en tu vida o una pizza en Las Grutas con tu familia a la orilla del mar. Y las dos experiencias necesitan si o si un cocinero apasionado por lo que hace.


Desde tu formación y experiencia, ¿qué consejos le darías a quien quiere comenzar por el camino de la gastronomía? Esos que te hubieran gustado recibir cuando vos empezabas.

D.P.: El mejor consejo que puedo dar es que aprendan con humildad. La gastronomía es una ciencia que se conjuga con sentimientos, experiencias, con el placer. Es una gran montaña que hay que conquistar desde abajo, mirando a los que saben, aprendiendo y permitiéndose aprender. Miren a los que saben, escuchen, vean cómo hacen; y trabajen duro, con amor y dedicación.


Redacción: Agustina López

553 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page