top of page
  • Foto del escritordescubritudestino

Gaspar Useglio Reposteria: Uno de los referentes de la pastelería personalizada de Neuquén

Tortas únicas, cursos de todo tipo y la reinvención constante de lo clásico, son los términos que describen el emprendimiento que protagonizan Gaspar y Waldo, uno por el lado de la gastronomía, y el otro desde la parte administrativa. Una idea que comenzó con las primeras tortas hace más o menos diez años.

Hace cuatro años incorporamos el tema de los cursos, eso es lo que tenemos hoy en día junto con la pastelería personalizada y las mesas dulces, esas son nuestras especialidades”, explicó Gaspar.


Cuenta que el interés por este rubro fue gracias a su abuela, quien le inculcó sus primeros conocimientos. Posteriormente se formaría en el sindicato de pasteleros. El resto se trató de distintos cursos y la experimentación, con una impronta particular en el aprendizaje de técnicas novedosas.

Nosotros lo que siempre buscamos es que el producto sea atractivo visualmente, pero a su vez queremos que cuando la persona la pruebe, se lleve una buena experiencia también. Que pruebe un rico bizcochuelo, que coma un relleno consistente. Que el cliente pida su torta con ciertas características y nosotros le demos distintas opciones para combinar rellenos, sabores, texturas, brindar una buena asesoría y que el cliente pueda tener una torta personalizada y que la puedan disfrutar”, expresó el pastelero.


Pero también ofrecen opciones más clásicas en lo que respecta a la pastelería. Este emprendimiento también cuenta con los clásicos cheesecakes o tiramisú, y que también tengan la posibilidad de darle un toque original a las mismas.


Por ejemplo, una vez un chico me pidió una chocotorta y quería que sea un disco de crossfit, así que agarré y transformé algo clásico en una forma bastante particular”, agregó.

"Esto también se aplica a las mesas dulces, donde se pueden integrar todo tipo de cosas dulces con una temática particular o un ingrediente en común. Por sabores, por épocas del año, o cualquier tipo de preferencia. “La idea es que todo pueda ser personalizado y ofrecerle un abanico de opciones a la persona para su evento, cumpleaños, casamiento, lo que sea”. Aclaró Gaspar.


Sin embargo, no hay que olvidarse del otro gran fuerte del emprendimiento de Gaspar y Waldo, los cursos. Cada fin de semana se dicta uno distinto y tienen una duración promedio de cinco horas. “Buscamos ofrecer a la persona que quiera aprender, hacer una pastelería clásica y una más elaborada. Cuando hablamos de clásico, está el cuarteto de tartas, donde en una sola clase, la persona aprende a hacer cuatro tartas distintas, lemon pie, marquise de chocolate, tarta diplomática y el mousse de tres chocolates. Pero además, dentro de estas preparaciones, introducimos otras formas de hacerlas y así elaborar cosas nuevas, esa es la vuelta que le damos”, explicó el repostero.

Dichos cuartetos de tartas van variando en cada curso, por lo que se pueden aprender gran cantidad de preparaciones distintas en muy pocas clases. Además, aclara que los cursos son para gente que no tiene ningún tipo de conocimiento básico sobre pastelería, así como también para personas con más experiencia en la gastronomía.

Pero los cursos pueden variar de temáticas y técnicas mucho más. Este año planean dictar uno sobre decoración avanzada de tortas. Cada propuesta surge de una comunicación con la gente sobre qué es lo que tiene ganas de aprender y que no, y han dado cursos no solo de pastelería en sí, sino también sobre emprendedores y administración de un emprendimiento, entre otros.


Para conocer más sobre los cursos y la gran variedad de pastelería y repostería de Gaspar Useglio, está su página de Instagram para cualquier tipo de consulta o pedido: gasparuseglioreposteria


Redacción: Axel Brandi

316 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page