• descubritudestino

Gemma del Valle: Alfajores fieles al sabor regional

Actualizado: 8 sept

Siempre tratamos de trabajar con emprendedores y proveedores de la zona. Siempre recalcamos que queremos hacer un producto lo más auténtico posible” comentó la dueña. El emprendimiento elabora alrededor de 3.300 productos al mes dentro de sus 15 variedades. Proyectando el posicionamiento de su marca, sueñan con tener su propia fábrica dentro de la producción frutícola.

La creadora de Gemma del Valle es Bárbara Villagra, tiene 38 años y es de Cipolletti, Rio Negro. Es pastelera de profesión y hace nueve años comenzó a incursionar en su propia receta de los alfajores. Actualmente, sus productos se reparten en 20 puntos de ventas de distintas localidades. Durante el trayecto, su marido José Sepúlveda se incorporó al negocio. Tiene 30 años y es su community manager. También está Lucia Vidal, de 35 años, quién ayuda en la elaboración.


Bárbara cursó la carrera de pastelera en la Escuela de Cocineros Patagónicos en Neuquén. Asimismo, estudió de forma breve la Tecnicatura de Control e Higiene de alimentos en Villa Regina. Para solventar sus estudios, trabajó en un frigorífico de peras y manzanas para la firma de Rosauer y Zoilo. Allí pudo adquirir más conocimientos sobre las frutas que se trabajan en la zona.

Combinando un poco estas tres actividades, la parte de pastelería, la parte técnica que me daban en la universidad y el conocimiento de las variedades de frutas, me pareció una buena idea poder fabricar unos alfajores. Que esto sea representativo de la zona” manifestó la pastelera.


Es así como el emprendimiento dió sus primeros pasos. Bárbara empezó a fabricar sus propias recetas de alfajores: primero con el clásico relleno de dulce de leche y luego los frutales. Para darle más difusión a sus productos, comenzó a ir a ferias locales y a todos los lugares posibles para darse a conocer. De este modo, vio el interés de la gente que le compraba y que la idea del emprendimiento funcionaba.


En 2017, formalizó el negocio a través de la regularización y se inscribió como monotributista. Dos años después, renunció a su trabajo en la frigorífica para centrarse en Gemma del Valle. “Era ese momento donde uno dice ‘Dejo lo seguro, apuesto a este negocio’, y nos cae la pandemia” declaró la pastelera. Ante todo pronóstico, hubo un gran crecimiento en sus ventas debido aumento de la compra local. Como resultado, les permitió invertir en maquinarias, en la sala de elaboración, en acondicionar y demás cosas.

El emprendimiento fue el primero en la ciudad en obtener la habilitación de Pequeñas Unidades Productivas de Alimentos (P.U.P.A.). Por consiguiente, tramitaron la habilitación comercial local y nacional para la circulación a otras ciudades y provincias. Hoy en día, los productos de Gemma del Valle están en 20 puntos de ventas entre Neuquén Capital, Cipolletti, Cinco Saltos, General Roca y, obviamente, en su fábrica.


La esencia de Gemma del Valle son los alfajores. El más consumido por la gente es el clásico alfajor negro con dulce de leche, el de nuez y el de Nutella. Por otro lado, los rellenos frutales más demandados son los frutos rojos, pera, ciruela y manzana. “Siempre tratamos de trabajar con emprendedores y proveedores de la zona. Siempre recalcamos que queremos hacer un producto lo más auténtico posible con casi todas nuestras materias primas” declaró Bárbara.

Actualmente, el negocio elabora alrededor de 3.300 de productos al mes dentro de las 15 variedades. La dueña comentó: “Este año el objetivo era poder llegar a los 3.000 alfajores y bueno, en lo particular, quiero terminar por lo menos en diciembre lograr a los 4.000 de producción mensual”.


Siempre al corriente de las fechas especiales, el equipo de Bárbara realiza productos o combos sólo para dichas temporadas. Por ejemplo, en Pascua son de las pocas fechas que realizan chocolatería, o para el Día del Amigo en el que elaboraron un alfajor de Fernet. Asimismo, en diciembre arman cajas navideñas y cuentan con su propia línea de pan dulce y budines.


En ocasiones, sus alfajores fueron solicitados para diversos eventos. Uno de ellos fue para el kit de competencia de Bardas Run, quienes pidieron alrededor de 500 o 600 alfajores. También usaron sus productos como souvenir en la Fiesta Nacional de la Pera. En este sentido, la pastelera comentó “Estamos muy orgullosos. Por suerte la gente está asociando nuestro producto con la temática que queremos”.

A principios de agosto, el emprendimiento participó del Mundial del Alfajor. Trata de una competencia donde realizan una cata a ciegas de alfajores con 24 jurados. En el evento participaron alrededor de 300 marcas, desde emprendimientos pequeños hasta grandes marcas, en 14 categorías diferentes. En este caso, Bárbara decidió presentar un alfajor que sea representativo. “Como nuestro emprendimiento tiene que ver con esto de la percusión de los productos de la zona, optamos por enviar el alfajor de pera. Está en la categoría de mejor alfajor de fruta. Es un producto que dentro de la línea de alfajores gusta bastante” comentó.


El mayor desafío que enfrentó el negocio desde su inicio fue tener la habilitación nacional. Barbará explicó: “Desde un principio se apuntó a eso para poder vender a otros lugares. Llegar a esa habilitación fue nuestro ‘Everest’. Porque para un emprendimiento que arranco de cero, de salir de una feria local, lograr tener unas instalaciones preparadas con una habilitación nacional fue un desafío. Aparte, hay que tener en cuenta que estábamos en pandemia. Fue una incertidumbre para todos donde a nosotros nos salió bien. Imaginate, había dejado de trabajar y realmente no sabíamos cómo iba a responder toda la situación”.

Bárbara procura siempre aumentar la infraestructura, la producción y el personal. Con respecto a los proyectos futuros, idealizó con el posicionamiento de su marca.


Nuestro sueño de acá a 10 años es poder armar una fábrica, en lo posible, dentro de lo que es la producción frutícola. Para que la gente tenga un conocimiento de lo que es una chacra y, a la vez, pueda llevar el souvenir del alfajor hecha con frutas de ahí mismo. Es algo que nos encantaría hacer porque cerraría todo el circuito. Que la gente vaya, conozca la producción, las variedades de frutas que se exporta y que comemos acá” comentó. Asimismo, sueñan con tener un local en el centro de Cipolletti y en otras localidades.


Para aquellos que les interese conocer los productos de Gemma del Valle pueden hacerlo a través de sus redes sociales.


Facebook: Gemma del Valle

Instagram: Gemma.alfajores


Redacción: Agustina Figueroa

99 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo