• descubritudestino

Los Amigos de la Empanada: la comida callejera que acompaña a los neuquinos

El emprendimiento destaca por el sabor de sus productos y, sobre todo, por su característico disfraz de empanada. Ellos venden en calles de Neuquén Capital y siempre tienen listas empanadas de carne para sus clientes. “Cuando lleguemos al verano y todo el mundo diga ‘bueno hay que comer algo sobre la marcha’ que nos tenga en cuenta a nosotros ya que tenemos las empanadas más ricas y bonitas” agregó el dueño.

¿Vieron alguna vez una persona disfrazada de empanada en las redes o en la Ruta Nacional 22?

Seguramente eran ellos: Los amigos de la empanada. Pablo Ruiz es la cabecilla del emprendimiento. Tiene 35 años y es de Buenos Aires. Hace 4 años decidió venir a Neuquén para conseguir trabajo. Tras meses sin encontrar nada, puso manos a la obra y comenzó a cocinar empanadas. Progresivamente el emprendimiento se formalizó y actualmente en una semana habitual cocina unas cien docenas semanales. Junto a él lo acompañan Daniela y su primo Agustín, ambos de 20 años. Son ayudantes de cocina y también se encargan de las ventas.


Pablo se encontraba en Mendoza cuando su madre lo contactó por un posible trabajo en Neuquén. Pasaron seis meses y nada surgió. Un día con 200 pesos compró ingredientes para hacer empanadas y vender para tener ingresos. Sin tenerlo previsto, los pedidos crecieron gradualmente: “Primero fue una docena, después dos y después tres. De golpe era un negocio. Antes de la cuarentena había cuatro chicos disfrazados de empanadas en diferentes lugares, y yo laburando a pleno desde casa haciendo las empanadas” comentó Pablo. Su lugar de venta es la calle, por Ruta Nacional 22 y Chubut, donde la gente para sus autos y compran. Asimismo, aquellos clientes que encargan por pedido lo pasan a retirar por el mismo sitio.

El emprendimiento tiene su propia marca personal: el disfraz de empanada. El dueño aseguró que cuando pregunta en un grupo de 4 o 5 personas si lo vieron por lo menos uno lo afirma. También manifestó que a lo largo del tiempo que lleva vendiendo con el disfraz le dicen de todo: “Me han dicho ‘señor banana’ o ‘pareces una medialuna’. Incluso hay personas que te ven disfrazado de empanada y se te acercan a preguntar ‘¿Qué vendes?’. Son los que más risa me causan”. A mediados de julio, un usuario en TikTok subió un video donde aparece uno de ellos disfrazado de empanada sobre la ruta. El material se viralizó con poco más de 37 mil visitas y varias personas reconocieron que se trataba de Los amigos de la empanada.


El nombre es bautizado por la misma gente que lo veían por las calles. En un principio, el dueño colocaba un sello con su nombre a las empanadas, pero no le convencía. “Es mi nombre. No tiene nada que ver con las empanadas. Cuando me puse el disfraz estaba en el Oeste y muchos chicos pasaban y me decían ‘Eh amigo que bueno esta su disfraz’. De ahí surgió. Los conocidos de la zona me empezaron denominar como ‘Los amigos de la empanada’. Entre todos le pusimos el nombre al emprendimiento” manifestó.


Sin dudas, el apoyo de sus clientes fue fundamental para el desarrollo del negocio y así lo destacó Pablo: “Hay mucha gente que ha hecho el aguante y yo entiendo claramente que comprar en la calle a alguien desconocido es fuerte. Hasta el día de hoy en 4 años tuve cuatro o cinco personas que se quejaron con cosas súper entendibles. Puede ser que un día una empanada haya salido vacía, aplastada o fría porque nosotros no tenemos un negocio, no las elegiste en el momento. Las empanadas estaban ahí, te estaban esperando, pasaste y la compraste. Entiendo que la gente pretende que las empanadas estén calientes pero capaz que pasaron 2 o 3 horas que salieron del horno”.


Las empanadas de carne es por excelencia la más demandada por la gente. No obstante, dentro de sus variedades también realizan de jamón y queso, verdura, caprese y choclo. En una semana habitual suelen vender unas 100 docenas. Gracias al horno industrial, los emprendedores pueden cocinar de a 6 docenas para compensar la demanda de pedidos.

Uno de sus mayores ventas hizo más de 400 empanadas. El encargo fue por parte de un partido político y cada vez que hacen reuniones encargan a Los amigos de la empanada. La última vez pidieron 35 docenas y Pablo junto a sus ayudantes tardaron unas 6 horas sólo en la cocción.

El mayor enemigo para el emprendimiento es la lluvia. Al ser la calle su lugar de ventas, el clima puede ser una adversidad para ellos. “No la podemos controlar. Hay días que elaboramos todas las empanadas y se larga a llover. No podemos salir a vender. Varias veces he salido igual porque llueve poco, pero mojar el disfraz es una pena porque se estropea” comentó Pablo. A su vez, la actual situación económica del país es otro factor dificultoso tanto para el consumidor como para el productor. Sin embargo, el dueño aclaró que los clientes entienden cuando aumentan los precios de las empanadas. “Los precios son muy fluctuantes. No es una solo novedad mía, sino que le pasa a todo el mundo, incluso a la gente que compra en la calle. La bolsa de cebolla salía 800 pesos hace dos meses atrás y ahora sale casi 3000 pesos. No hay relación con el precio de las empanadas porque yo no aumenté el triple desde que empecé hasta ahora. El ir y venir de los costos molesta un poco” concluyó.


El dueño y cocinero de Los amigos de la empanada tiene pensado situarse en el Parque Central pero no para vender sino para que más personas lo conozcan. En efecto, afirmó: “Lo importante es que la gente se saque fotos y que se genere esa buena energía. A mí me genera cosas muchas más lindas el contacto con la gente y la buena onda que le ven al disfraz que la venta sí”. A su vez, comentó “Estamos tratando de crecer un poco más y de llegar a más gente. Yo que siempre he sido vendedor sé que la constancia es algo vital y estoy en eso. Cuando lleguemos al verano y todo el mundo diga ‘bueno hay que comer algo sobre la marcha’ que nos tenga en cuenta a nosotros ya que tenemos las empanadas más ricas y bonitas”.

En un futuro, Pablo Ruiz proyecta el crecimiento y la expansión de su negocio. “La idea es tener nuestro local propio donde la gente pueda venir y elegir las empanadas, además de tenerlas listas. Que la gente pueda tener un contacto más profesional o más de negocio con nosotros. También tengo la idea de tener mi franquicia de ‘Los amigos de la empanada’ y verlo por todos lados. verme reflejado. La imagen del emprendimiento es mi cara en una empanada” confesó.

Asimismo, el propietario cerró trato con la compañía de PedidosYa, por lo que pronto contará con delivery.


Si querés contactarte con Los amigos de la empanada podés hacerlo a través de Instagram o Facebook o por WhatsApp 2995300274.

Instagram: losamigosdelaempanada

Facebook: Los Amigos de la Empanada


Redacción: Agustina Figueroa

77 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo