• descubritudestino

Mejores que los originales de Irlanda, desde Plottier Baileys Patagónico Artesanal

La pandemia no solo obligó a muchas personas a emprender, sino que también generó espacios propicios para aprovechar el tiempo de manera productiva. En este sentido, el lado B de la pandemia, dónde mucha gente tomó el camino emprendedor y comenzó con sus propios proyectos. Y Vicente Farnos, un vecino de la localidad de Plottier, no fue una excepción.

La motivación para que Vicente arrancara con su emprendimiento “Baileys Patagónico”, fue a raíz de que un día tenía ganas de tomar Bailey y no se conseguí en ningún lado, lo que lo llevó a encontrar la receta perfecta para crearlo. Cuando su familia lo probó, les encantó y rápidamente lo incentivaron a que comenzara a producir para vender.


“El emprendimiento surgió porque me puse a hacer leche condensada, y a raíz de la leche condensada salió la receta del Bailey patagónico, asique probé. Volví a probar, digo a ver cómo sale, probé y se lo hice probar a mi familia y me felicitaron y agradecieron. Y me dijeron todos que haga para vender, en plena pandemia. Asique mi hija me compró las botellas y mi yerno diseñó las etiquetas. Y así surgió y empecé de hacer para vender. Y bueno empezaron a llamarme”, comentó Vicente.


Hoy por hoy, Vicente ha logrado extender su negocio y no solo tiene algunos y algunas clientas fijas que están encantados con su producto, sino que también ha insertado si producto en heladerías de Plottier, en el Establecimiento Los García, y en Amuyen de Cuyen. Ambos establecimientos además de sus propios productos, venden otros productos regionales, entre ellos el Baileys Patagónico artesanal. Es así que ya hasta sacaron el alfajor de Baileys, cuyo protagonista es el Baileys producido por Vicente.


“Para hacer el Bailey, yo me levanto ponele a las 4 ó 5 de la mañana, estoy tranquilo porque estoy solo y me pongo a fabricar. Después de realizarlo, esterilizo las botellas con alcohol, eso sí no uso botellas usadas, todas las botellas son nuevas. Igual la esteriliza con alcohol a todos. Me pongo a hacer la azúcar impalpable porque la hago yo, y la leche condensada también. Hago todo tranquilo, pongo la radio suavecito y hago el producto”, detalló Vicente.

En este sentido, Vicente mencionó que en un día de trabajo produce entre 15 y 20 botellas de Bailey y que lo realiza de esta manera, ya que el valor agregado es que el producto siempre esté fresco. No quede semanas y semanas estancado en un estante sin consumirse. Más allá de esto, al ser una bebida alcohólica, tiene una duración bastante larga, aunque cuando lo prueben no les va a durar ni dos semanas en la heladera.


“Lo mejor es mantenerlo en la heladera después de abrirlo. Porque se va a mantener mucho mejor, es lógico hay una cosa que, por ejemplo, el cacao se estaciona en el fondo o arriba entonces hay que batirlo siempre antes de tomarlo, para que vuelva a mezclar todo”, aclaró Vicente.


Dato Descubrí: si bien el valor agregado del producto es que siempre está fresco, ya que se produce en el día, detrás del emprendimiento hay una familia apoyando a Vicente para que pueda llevar a cabo su proyecto. Y que mejor que estar acompañado de la familia haciendo lo que a uno le gusta. Por su parte mantener la calidad es lo fundamental para obtener siempre el mismo producto final. El color, el sabor y la presentación, tres aspectos fundamentales que hacen que el Baileys Patagónico artesanal brille por sí solo de la mano de su creador.


“Particularmente yo recomiendo tomarlo con hielo, bien frío así se le siente mejor el gusto, pero hay gente que lo toma sin hielo, tengo clientas mujeres que lo toman sin hielo”, agregó Vicente.


Además, Vicente sigue incorporando productos, y su próxima incorporación será una bebida que se llama en Cola de mono, tradicional de Chile.


Instagram: baileyspatagonico

Contacto/Whatsapp: 2994026303

Redacción: Andrea Vauthay - Diego Nordenstrom

66 vistas

©2020 por Descubrí Tu Destino.

Neuquén, Patagonia Argentina

Inscripta en el Registro Público de Señales y Productoras - Ley 26.522 - ENACOM