• descubritudestino

Reserva natural urbana Cotesma: Aventura en la inmensidad

En San Martin de los Andes, a 10 kilómetros del centro, se encuentra la Reserva Natural Urbana Cotesma, donde su función es preservar la vida de aves autóctonas, flora y fauna local. Es decir, la conservación de la biodiversidad. La reserva natural urbana se creó gracias a la alianza entre la Fundación Conservación Patagónica y la cooperativa telefónica de San Martin de los Andes.


“Nuestros proyectos principales tiene que ver con la conservación de este ambiente, con la reserva natural urbana, que se crea digamos como una alianza entre Conservación Patagónica y la cooperativa telefónica de San Martín de los Andes. Nuestros fines tienen que ver con la conservación del ambiente, la conservación de la biodiversidad, la educación ambiental en la comunidad de San Martín y de poder brindar también a la ciudadanía y a los visitantes un espacio de esparcimiento dentro de la reserva natural donde puedan llevar a cabo actividades al aire libre. También conocer más acerca de la biodiversidad de las especies y de los distintos ecosistémicos”, aclaró Pablo Gregorio, biólogo y presidente de la ONG Conservación Patagónica.

Una reserva al aire libre, donde el principal protagonista es el mallín o humedal que funciona como esponja evitando que en la época de precipitaciones se inunde el centro de San Martín de los Andes. Nosotros particularmente tuvimos la oportunidad de visitar la reserva a fines de junio. Si bien ya era invierno, aun predominaban los colores otoñales, amarillos y rojizos. Un entorno mágico dónde además de la observación de aves pudimos apreciar caballos comiendo, bandadas de chimangos, de los cuales, los más audaces, se acercaban a las personas.


Ricardo Lázaro, guía de la reserva, comentó que uno de los objetivos de la creación de la reserva, es la protección del Cauquén Real, que habita en el Sur de Argentina y está en peligro de extinción.

La reserva natural urbana es un área compuesta por 38 hectáreas de humedal que contiene gran diversidad de recursos naturales y culturales. Te da la oportunidad de hacer avistaje de aves y de disfrutar de la naturaleza en este lugar. Un lugar en el centro de San Martín de los Andes que al mismo tiempo se siente tan silvestre y salvaje”, comentó el guía de la reserva.

Desde la reserva no solo se puede observar el mallín sino también las aves autóctonas, entre ellas un chimango amigo que viene siempre de visita y a ver que esté todo en orden. Mallín es el nombre en mapuche, y en definitiva se refiere a un humedal.

“Los humedales son lugares donde abundan muchísimas especies porque está lo básico, el pasto, la pastura que tiene, y obviamente porque hay mucha humedad y en forma permanente. Para que esto esté así hace muchos años, miles de años pasó previamente un glaciar, el mismo glaciar que formó el lago Lácar. La principal función de este humedal es absorber el agua. Funciona como esponja, que la va liberando de a poco, muy lentamente. Acá estamos 100 metros más arriba de lo que es el pueblo. Si no tuviésemos está esta esponja gigantesca, el agua que precipita tanto en el invierno, otoño y primavera, bajaría rápidamente hacia el pueblo por la cuenca del Pocahullo,” agregó Ricardo Lázaro.


En la visita, también podremos visitar la laguna donde los caballos, aves y vacas toman agua. Hacia derecha, está el mirador. Desde allí, con los binoculares que pone a disposición la reserva, se pueden observar más de cerca las aves que rodean la reserva.



“Una de las actividades más importantes que tiene la reserva que es el programa educativo, enfocado en la educación ambiental. Este programa está destinado a niños y niñas de nivel inicial, primario y de nivel secundario. Consta de actividades primero en las escuelas dónde se les cuenta a los alumnos y alumnas sobre las aves, sobre las funciones del mallín y después lo que hacemos es poner todo ese conocimiento en acción. Venimos a la reserva en una segunda oportunidad y todos/as los/as estudiantes tienen la oportunidad de ver este lugar, de hacer avistaje de aves y conocer”, agregó Antonella Panebianco, bióloga y parte de la comisión directiva de la ONG Conservación Patagónica.


Poder conocer y saber más de las aves, la reserva es un lugar ideal para ello. Por su parte nosotros tenemos la gran responsabilidad de cuidar más el agua, las aves, las plantas y la tierra. Conservar y preservar en medioambiente, no dañar la naturaleza de la Patagonia, que tanto admiramos y nos encanta ir a visitar. Realmente si visitan este destino, la Reserva es un lugar que recomendamos ir a conocer y conectarse con la magia de la naturaleza.


Para conocer un poco más pueden visitar sus redes sociales:

Facebook: Reserva Natural Urbana Cotesma

Instagram: Reservanatural_cotesma


Ver más:

Redacción: Natalia Martínez


82 vistas0 comentarios