• descubritudestino

Sinise: el sueño de pequeña, hoy se volvió realidad

Actualizado: 29 abr

Durante la niñez es frecuente soñar y jugar a que somos por ejemplo médicos(as), bomberos(as), arquitectos(as), diseñadores(as), entre muchas otras profesiones u oficios. A medida que pasa el tiempo vamos cambiando nuestra elección. Pero cuando la costura toca el corazón es imposible cambiar. Esto le pasó a Florencia Sinise, que desde que creó su primera camisa a los 12 años nuca abandonó el oficio. Y es así que hoy ya tiene su propia marca de ropa.

La emprendedora oriunda de Catriel, realizó un curso de Corte y Confección, y luego, en busca de nuevos horizontes, se vino a Neuquén. A raíz de su curiosidad por conocer cada día un poco más, Flor empezó a ver videos y tutoriales. Diseñaba y cosía ropa, con la máquina de coser de la abuela. Ella finalizó el secundario y se anotó en la carrera de Turismo. Fue así, que cada vez le quedaba menos tiempo para su pasión, la costura. Sin embargo, un tiempo después, por cuestiones económicas, Flor abandonó la universidad.


Viéndose en la necesidad de encontrar una rápida salida laboral, trabajó en el shopping por 5 años, pero no era feliz, porque quería crecer con su diseño de ropa.


Siempre me gustó la lencería. En cuarentena realicé cursos de corsetería, pijama, bikinis. Además, me compré otra máquina. A mi me gusta el hecho de Crear, con mis habilidades, confecciono ropa y ver que usan eso que yo creo, es una gran emoción”, comentó Florencia.

Si bien su fuerte es la lencería, hoy en día el emprendimiento además ofrece ropa deportiva, pijamas, buzos, mayas y en general cualquier prenda que se le solicite a la emprendedora.


La lencería es a medida, a veces no es el mismo talle, una puede tener busto y no espalda, o al revés, el conjunto está hecho con medidas para cada mujer.

A Florencia le gusta el deporte e ir al gimnasio. Cada vez que le tocaba comprarse ropa deportiva, siempre tenía que arreglar la calza porque le quedaba un poco suelta de cintura. Al hacer una sentadilla se le bajaba la calza. Por su parte, el top deportivo era muy corto. Ir a comprar ropa era una lucha. Ella sabía que había algo mal con la ropa y los talles del mercado. Se preguntaba constantemente que era lo que estaba mal. Eran los diseños, eran los talles, la costura….

Con esas preguntas que ella tenía en mente, decidió hacer su propia ropa de entrenamiento. Comenzó por resolver sus necesidades, un top más largo y calza tiro alto, “Voy a hacer un curso, y así poder entender como se hace, la moldería, que tipo de tela se utiliza, y algo más acerca de cortes y las técnicas para coser. Me gusta que quede delicado”, comentó Florencia.


Hablar de talles es una lucha, según Florencia la industria se basa en ciertos talles. Los talles que tienen mayor demanda son los que más se fabrican. Las empresas utilizan moldería intermedia, pero luego lo etiquetan como talle único. Quedando pocos talles, o ninguna opción de talles grandes. A ella le pasó, tenía que buscar un arco más de 120 y estuvo toda la mañana en centro buscándolo.

El nombre del emprendimiento es su apellido, de origen italiano, “Tengo familia en Catriel y en San Juan pero no coincide mi apellido con el de mi familia, porque somos todas mujeres”, comentó Florencia.


Hoy Florencia confecciona cada prenda desde cero. Esto le permite dejar volar la creatividad, creando así la personalidad de cada producto. La emprendedora, empezó a asistir este mes a la Feria Somos Germinar, y continúa ofreciendo sus productos a través de redes sociales: Instagram @senise_lingerie


Redacción Natalia Martinez

110 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo