top of page
  • descubris

Buena Vida, Un Emprendimiento Familiar que Cultiva Sustentabilidad en Vista Alegre

En la localidad de Vista Alegre, un emprendimiento familiar llamado "Buena Vida" ha estado cultivando más que solo vegetales durante los últimos 7 años. Lo que comenzó como un sueño en parcelas alquiladas en el valle se ha convertido en un ejemplo vivo de agroecología y sustentabilidad.



La familia detrás de Buena Vida ha recorrido un camino lleno de amor y dedicación para convertir su pedazo de tierra en un oasis de verduras frescas y vida saludable. Empezando desde la base, trabajaron la tierra con sus propias manos, construyendo no solo un negocio, sino un estilo de vida arraigado en la agroecología.



Hace seis años, dieron el salto a la agroecología, abandonando las prácticas de producción convencionales y abrazando métodos más amigables con el medio ambiente. Comenzaron preparando bolsones, inicialmente compartiendo sus productos con amigos y luego expandiéndose a tiendas locales. A medida que los bolsones ganaron popularidad, la calidad de vida de la familia mejoró, pero también establecieron conexiones más profundas con sus clientes.


Monica, una de las cabezas detrás de Buena Vida, compartió: "La agroecología no es un negocio, es una forma de vida". Y esta filosofía se refleja en cada rincón de su operación. Durante el verano, Buena Vida abre sus puertas a la comunidad, brindando talleres de elaboración de salsas a base de tomates recién cosechados. La gente no solo aprende sobre el proceso, sino que también se involucra activamente en él, creando un vínculo aún más fuerte con los alimentos que consumen.



La venta directa no solo ha permitido a Buena Vida mantener una relación cercana con sus clientes, sino que también ha permitido que estos compartan sus creaciones culinarias, adornadas con las verduras frescas del emprendimiento. Según Monica, "Con los bolsones lo que queremos conseguir es que la gente se estacionalice, así aprende a comer las verduras de estación".



Comprometidos con la salud de sus consumidores y el medio ambiente, Buena Vida ha trabajado diligentemente para proporcionar verduras naturales y ricas en nutrientes, evitando cualquier alteración química. Hace dos años, dieron un paso más allá al construir un invernadero, lo que les permitió seguir ofreciendo productos frescos incluso en condiciones climáticas adversas.


La historia de Buena Vida es un testimonio del poder de la agroecología y la determinación de una familia que ha convertido sus sueños en una realidad fructífera. Desde el cuidado de ovejas que ayudan en el mantenimiento de la chacra hasta la creación de una red de emprendedores locales que comparten la visión de productos naturales y sostenibles, Buena Vida ha trascendido sus límites iniciales.


Este espíritu de comunidad y compromiso se manifiesta en la feria "Vamos a la Chacra", una iniciativa que reúne a emprendedores locales para ofrecer opciones de productos elaborados y locales, todo en un ambiente que fomenta la camaradería y la sostenibilidad. Con la música añadida a la mezcla en las últimas ediciones, la feria se ha convertido en un evento completo que atrae a la comunidad, promoviendo la conexión con la naturaleza y la alimentación consciente.



La próxima edición de la feria "Vamos a la Chacra" se llevará a cabo este sábado 26 de agosto. Buena Vida espera recibir a los visitantes con un buffet de delicias saludables y un día lleno de aprendizaje, buena comida y, por supuesto, la oportunidad de llevar tu reposera para relajarte con amigos, mates.



Buena Vida no es solo un emprendimiento; es la evidencia de cómo el amor por la tierra, la dedicación a la agroecología y el espíritu comunitario pueden florecer en una vida saludable y plena.



Redaccion: Abril Casanova.

71 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page